miércoles, 24 de diciembre de 2014

Coca Cola Light


Para  Ángel Chánez Santín.
reciba usted las buenas nuevas de la mañana navideña


El alma se derrama a través de la tinta sobre el papel,
vacaciones a los costados, cese al fuego, encerraste al perrito domesticado,
tienes las garras más grandes de todo el universo, eres la vergüenza de la naturaleza
y con todo eso construyes la destrucción del mundo y la construcción de un imperio.


Malignidades las mías con la tinta y el papel,
malignidad la del dibujante con sus trazos de muerte,
malignidad la figura que se retuerce en la cama de post-producción.


El alma se envasa en contenedores de marca global y se arroja a las profundidades del abismo, el alma es un embrujo de caridad, lo dicen los spots publicitarios en la cadena que jala las cuerdas sonoras de la boca llamada Tv.

Maldita versión tuya la de las palabras cuadro por cuadro,
la configuración contenedora de la trama que maneja la opacidad en este espacio, en este tiempo.


Eres la vergüenza engullendo sus propias entrañas, la que come botoncitos de caviar y mierda montado en un columpio de contemplaciones, la hora ¡loca!: las pantallas se encienden, los personales cimbran en las rajadas del pantalón, es hora de contemplar a los santos, a los muertos y al hombrecillo que baja las escaleras a través del alcantarillado nuevo de la ciudad, adiós a la vida. ¡Que viva la muerte! 


24-12-2014
J. Siddhartha G. S.

No hay comentarios:

Publicar un comentario